Estimados amigos,

Un año más tengo el placer de presentar el trabajo de Ayuda en Acción a través de nuestra 
memoria anual. 2016 ha supuesto un hito importante en nuestra organización, ya que cumplimos nuestro 35 aniversario. 35 años de trabajo al lado de las personas más desfavorecidas, y especialmente de la infancia, en una lucha constante para que puedan disfrutar de los derechos que les corresponden desde su nacimiento y a lo largo de toda la vida.

Este aniversario es, pues, un momento oportuno para recordar, si bien someramente, algunos de 
los principales logros de estos años que han contribuido a crear la organización que somos en este momento.

Desde que en 1981 comenzásemos nuestra andadura e iniciásemos al año siguiente nuestro primer proyecto en India, nuestra presencia geográfica no ha dejado de incrementarse para alcanzar en 2016 19 países de 4 continentes, incluido España. Esto es también un reflejo de nuestra capacidad de respuesta y de vinculación con la sociedad global en la que vivimos, donde cada vez es más difícil 
hablar de la dicotomía entre países pobres o ricos, sino de personas o colectivos que, independientemente del país en el que viven, lo hacen en condiciones de exclusión y pobreza. 
Y esto no es más que el fruto de una desigualdad que, en los últimos años se ha globalizado 
- solo en nuestro país 1 de cada 3 niños vive bajo el umbral de pobreza.

En los últimos años hemos iniciado también la búsqueda del compromiso de la ciudadanía de algunos países de América Latina -Colombia, México y Perú- con el objetivo de crear una red de colaboradores que sea cada vez más global y que, a día de hoy, alcanza ya casi 110.000 socios/as y colaboradores. Además, en estos 35 años hemos contribuido a dar respuesta en algunas de las más grandes emergencias que, como siempre, afectan más a las personas más vulnerables: la hambruna del 92 en 
el Cuerno de África, el huracán Mitch, que asoló Centroamérica en el 98, el tsunami de 2004 en el Índico, el terremoto de Haití en 2010 o el de Nepal en 2015 son solo algunos ejemplos de esta labor para 
la que siempre encontramos el apoyo y la solidaridad de nuestra sociedad.

Los retos que tenemos en el presente y el futuro son por todos conocidos: la desigualdad creciente 
que traspasa fronteras, el reto medioambiental, el de la movilidad humana y con la tremenda crisis 
de los refugiados y la incapacidad de encontrar respuestas adecuadas, la desigual distribución de los recursos y una sociedad cada vez más conocedora, en tiempo real, de lo que sucede en el planeta y 
que responde canalizando sus preocupaciones y demandas a través de las nuevas tecnologías. Retos 
en los que nosotros ya estamos trabajando y que reflejamos en esta memoria que les invito a leer.

Seguimos siendo, en esencia, los mismos de siempre, una organización de personas que ayudan 
a personas, que trata de dar respuesta a las preocupaciones de la población más vulnerable, 
que atiende a sus reclamaciones y les apoya en la construcción de sus propios proyectos de vida, tratando siempre de no suplantar su voluntad de propuesta y desde el reconocimiento de 
sus propios derechos y dignidad.

Un cordial saludo,

 

Jaime Montalvo – Presidente de Ayuda en Acción